PRENDAS BÁSICAS DE GUARDARROPA


Las prendas basicas de tu guardarropa son los huesos, prendas esenciales que van con casi todo, nunca pierden estilo y siempre están chic. Estas diez prendas básicas trascienden el tiempo, las tendencias y los lugares. Pueden ir del día a la noche, de temporada a temporada y aún pueden ser usadas de aquí a cinco años. BÁSICOS DE LA MODA

1. El vestidito negro. Es misterioso y chic, sobrio y provocativo. En su simplicidad te hace lucir con estilo sin ningún esfuerzo. En su sofisticación te hace lucir infinitamente elegante.

2. Una clásica camisa blanca. Es chic y sencilla, práctica, elegante y sin pretensiones. Puede acompañar un conjunto con jeans, pantalones negros, falda, vestido o simplemente usarse sola.

3. Un traje de vestir negro. Perfecto, elegante, práctico, profesional, serio, fíjate que tenga un calce perfecto, una caída y corte que realce tu cuerpo.

4. Un traje de vestir de color neutro. Lo puedes usar en cualquiera de los tonos (gris, café, azul, beige), cualquier día de la semana, en combinación con cualquiera de los otros básicos. Estos colores son sentadores para todos los tonos de piel y cabello, así que de seguro te quedarán perfectos.

5. Un suéter de buena calidad. En todos los tipos de clima y para todo tipo de ocasión, echarse encima un suéter de la mejor calidad te hace sentir instantáneamente lujosa.

6. Una chaqueta de cuero. No solo sienta bien, sino que te hace sentir temeraria y a la moda, es capaz de transformar cualquier atuendo aburrido en chic y de cambiar tu estado de ánimo.

7. Una chaqueta de jean. Práctica, cómoda con infinidad de combinaciones. Busca la que mejor le sienta a tu tipo de cuerpo, si eres más bien gruesita opta por cortes tipo sastre.

8. Un abrigo de lana o paño ¾. Para nuestro clima, un abrigo es nuestro mejor aliado, el largo ¾ es el más sentador ya sea que midas 1.60 o 1.80 mts.

9. Jean. Hay algo en los jeans que le da a una chica un aura de estilo inmediata. Son simples y prácticos, sexy y perfectos.

10. Una falda de corte clásico. Caída perfecta, dos o tres dedos por encima de la rodilla, ideal para resaltar tus piernas, ya sea que las uses con tacones altos o medianos te añadirán al menos 5 cm de longitud.