¿POR QUÉ USAR UNA FAJA COLOMBIANA Y NO OTRA?

ENTALLARTE POR CANO Y GALLARDO SRL importa fajas colombianas, y todo comienza con una foto de Kim Kardashian en Instagram: donde la reina de las redes sociales le contó al mundo que estaba ‘obsesionada’ con una cinturilla de látex fabricada en Colombia idéntica a la que tenemos en ENTALLARTE para ti.

La cinturilla que lucía Kim Kardashian está confeccionada artesanalmente con látex y varillas flexibles, conocidas como hueso de ballena. Desde la publicación de esta foto, este tipo de faja comenzó a usarse por las mujeres de occidente como prenda exterior. Esta prenda, nacida para el interior, ahora se consigue en el mercado con estampados y colores.

Por su gran calidad y durabilidad, las fajas colombianas llegan principalmente a Estados Unidos, le siguen México, Honduras, República Dominicana, Suiza, Suecia, medio oriente y desde 2018 ENTALLARTE trae para el mercado boliviano las originales fajas colombianas con microcápsulas.

La herencia de la cintura de avispa

Se dice que las abuelas colombianas enseñaban a sus hijas, incluso nietas, a tallar la silueta de avispa amarrando medias veladas a la cintura o apretando un hueco más la correa. Luego, está práctica se volvió más sofisticada: las mujeres empezaron a usar tejidos de lycra y nylon forrados en algodón, con ganchos de ajuste y varillas.

Y aunque la cintura de avispa a la colombiana es un producto de exportación, la prenda más vendida es la faja tipo short que cubre desde la cintura hasta los muslos y tiene levanta cola, es decir nuestra faja ENTALLARTE COD 334.

“El boom de las fajas obedece a la nueva cultura fitness, a la apuesta por la salud y a la figura fornida que ha marcado la estética de este siglo”. El alto consumo de las fajas tiene un origen médico y una finalidad de belleza.

CONSEJOS PARA USAR TU FAJA ENTALLARTE

Las fajas se han vuelto cada vez más populares como prends para moldear la figura, y también graciasl a la tecnología TRIM SHAPE con las microcápsulas que ofrece ENTALLARTE POR CANO Y GALLARDO SRL coadyuvan a adelgazar de manera permanente.

Se requiere que la prenda ejerza presión sobre el cuerpo, ajuste la figura, y esto se logra a través de este tipo de telas, que son pesadas, con un buen porcentaje de fibras elastoméricas para que se tenga la compresión necesaria. Además de moldear y tener ajuste perfecto, controlan y/o reducen medidas de abdomen, glúteos y pantorrillas.

¿Cómo debes colocártelas?

Póngala desde la parte inferior del cuerpo, como si fueran medias veladas, y súbala poco a poco, en zigzag, jalando hacia arriba, ayudándose con las yemas de los dedos y asegurando un ajuste perfecto. Quitarla es más fácil porque la faja ya ha cedido algo.

Antes de comprarla

  • Tenga claro cuáles son las partes del cuerpo que quiere moldear o controlar.
  • Piense en su peso y talla, para que no quede muy apretada ni muy suelta y no pierda el beneficio de ayudar a fijar la piel en el músculo y moldear.
  • Identifique efectos de realce, suavidad, control, comodidad, estilo y calidad.
  • Las de cuerpo entero controlan abdomen, espalda y piernas, especialmente después de un procedimiento quirúrgico, porque ayudan a desinflamar y a moldear.
  • Las cinturillas, enterizos, bodies y fajones de control abdominal son otra opción y ayudan a lucir una figura más esbelta.
  • Existen fajas de control y moda que se pueden lucir como prenda exterior: camisetas, bodies, leggings, vestidos, faldas, etc.

Tiempo de uso

  • Las prendas de control de uso diario se llevan inicialmente dos horas, luego tres y así se va aumentando el tiempo. No las use para dormir ni hacer ejercicio.
  • Las fajas postquirúrgicas se usan de acuerdo con la indicación médica. Por lo general se llevan día y noche a partir de la cirugía y hasta cuando el profesional lo indique.

Sigue estos consejos 

  1. Si bien las fajas estéticas no necesitan prescripción médica, y ayudan a modelar la figura, se deben elegir de acuerdo con la talla y el peso de la usuaria para que no le generen incomodidad. Juan Carlos Vargas, ginecólogo y asesor de Profamilia, insiste en no abusar en su tiempo de uso, entre otras razones “porque se puede generar más temperatura en el área genital y más sudor, lo que predispone a la aparición de flujos vaginales”, dice.
  2. Con las fajas postoperatorias también se deben tener consideraciones especiales. “Este tipo de prendas tiene una indicación específica de uso –explica Vargas–, que es parte del proceso de cicatrización de la cirugía estética, por ejemplo cuando se realiza una liposucción, lipoescultura o lipectomía, porque en el proceso quirúrgico se crea un espacio que usualmente no existe entre el músculo y la piel, y para que este no se llene de líquido la faja hace la presión necesaria”.
  3. Con las fajas que se usan después del parto se busca disminuir la prominencia del abdomen. “Su indicación es puramente estética”, asegura Vargas. Recomienda no llevarlas de forma permanente y en cambio fortalecer los músculos de la pared abdominal manteniendo el abdomen contraído.