fbpx

¿Qué fajas son recomendables para después de una cirugía?

– Las fajas más recomendadas por los especialistas para usar después de una cirugía son las fajas de alta Compresión.

– Prendas con tejidos especializados en Powernet y forrados en telas suaves que contengan microcapsulas, que no generen alergias en la piel y a la vez coadyuven con el proceso recuperatorio.

– La decisión si debe ser corta o larga depende de la forma del cuerpo y el tipo de operación. Para operaciones como cesárea, abdominoplastia, liposucción, histerectomías, hernias, los modelos ideales son los completos hasta la rodilla, si escoges un modelo corto debe cubrir toda el area abdominal y caderas, dependiendo de la zona afectada.

¿Qué faja puedo usar para después de una cesárea?

 El crecimiento del feto pueden estirar el músculo del abdomen hasta un 50%. Después del parto algunas hormonas como la relaxina siguen haciendo efecto y provocan el aflojamiento de los músculos abdominales, la estructura pélvica, ligamentos y articulaciones. Una faja ofrece mayor estabilidad al cuerpo de la mujer después de dar a luz. La faja actúa retrayendo el cuerpo y proporcionando una estructura de 360° en el torso. En consecuencia se reduce la tensión en los ligamentos y las articulaciones de la espalda baja, pelvis y las nalgas. La reducción del estrés en estas áreas aumenta la capacidad del cuerpo para volver a su estado y forma de preembarazo. Además, como se han movido, los órganos regresan a sus lugares originales.

Para lograr los mejores resultados después del nacimiento, las madres deben usar su faja de manera continuada (12-24 horas) durante un período mínimo de una semana. Después de la primera semana puedes usarla solo durante la noche o si lo prefieres, seguir utilizándola durante todo el día si te sientes más cómoda. En poco tiempo serás capaz de recuperar tu figura ya que tu piel volverá a su estado normal con un poco de dieta y el uso de la faja.

ENTALLARTE te ofrece modelos post parto con ajuste en cierres y broches, para mayor comodidad y con practica colocación con el menor esfuerzo posible.

¿Qué talla de faja debo escoger y como saber si es la talla correcta?

 Las fajas pueden ayudarte a moldear y realzar la figura autentica de tu cuerpo, pero siempre será necesario elegir la adecuada para obtener buenos resultados y lucirlas de manera estética, cómoda y segura.

Todos los extremos pueden ser nocivos, es por eso que te recomendamos usar la talla correcta en tu faja; si es más pequeña podría ocasionarte diversas afecciones de salud, causar el deterioro anticipado de la prenda gracias a que se le genera una elongación excesiva la cual no permite garantizar su calidad, además puede ocurrir que la prenda forme marcaciones notorias poco estéticas; igualmente si es una talla más grande podría no generarte los resultados esperados. Escoge la talla ideal utilizando nuestra tablas de medidas o visítanos para que te asesoremos en persona.

tabla medidas raf over

¿Qué cuidados debo tener al usar mi faja colombiana?

  • Antes de colocarte la prenda verifica que esté en perfecto estado.
  • Cerciórate de que tus manos estén limpias y secas.
  • Evita utilizar anillos, manillas o cualquier elemento punzante al momento de colocarte la prenda.
  • Jala la prenda desde las partes laterales, para evitar ruptura en los tejidos, telas y costuras.
  • Verifica que el gafete esté abrochado correctamente.
  • Suspende su uso si presentas alergias o reacciones en la piel.
  • No usar durante el embarazo.
  • No usar si sufres de asma, hipertensión, enfermedades del colon o de la piel.
  • Ponerte tus fajas de la forma correcta te ayudará a lucirlas mejor, sentirte más cómoda, resaltar tu belleza y evitar deterioros causado por malos usos.

 ¿Cómo me coloco la faja?

Lo primero que debes hacer antes de intentar meterte dentro de la faja, es identificar la parte delantera del producto. Sí, para una faja completa que sube hasta la parte baja del pecho es sencilla pero para los casos de fajas pantys ya no lo es tanto ¿verdad? Evita siempre y en la medida de los posible el contacto con las uñas. No las uses para nada, e intenta no rozar las partes delicadas de la faja. Siempre que puedas, utiliza la yema de los dedos. Es muy importante evitar los enganchones a la hora de manipular una faja.

Cada faja es distinta y por eso, las instrucciones para colocarlas también lo son.

¿Como lavar mi faja de manera correcta y sus cuidados?

Dependiendo de la cantidad de sudor que tu cuerpo genere y la frecuencia con la que uses tus fajas de compresión, entonces será la continuidad con la que debes lavarlas.

Si bien es cierto que lavarlas muy seguido desgasta los tejidos, dejarlas sin limpiar por más de una semana puede llegar a causar picazón y sarpullidos en la piel y acorta el tiempo de vida de tu prenda.

Sigue estos tips para mantener tus fajas limpias y con buena forma en todo momento:

– Usa jabón suave o champu con ph neutro, estos productos no irritan tu piel y por lo tanto tampoco dañará tu faja.
– Coloca en un envase agua tibia y agrega el jabón hasta obtener agua jabonosa que será perfecta para limpiar tu faja sin dañarla. Asegúrate que el jabón esté bien disuelto, para que no se peguen partículas a tu prenda y se manche.
– No uses cloro ni lejía, ya que son agentes limpiadores muy fuertes y dañarán la tela, haciendo que pierda elasticidad y firmeza.
– Lavar a Mano. No uses esponjas o cepillos  porque pueden dañar la tela que recubre tu faja y sacarle pelusitas, esto la hará lucir fea y muy usada, además que volverá muy delgada la tela, haciendo que se rompa con facilidad.
– Tampoco utilices la lavadora.
– No exprimir. Si deseas mantener tu faja firme y se mantenga en forma por mucho tiempo, debes evitar a toda costa exprimirla para sacarle el exceso de agua que pueda tener.
– Usar aire fresco. Debes evitar exponer tu faja al sol directo, ya que puede llegar a decolorarse. En caso extremo que necesites secar tu faja rápidamente, puedes usar un secador de cabello en la menor intensidad o si es graduable a aire frío, entonces usa esa opción.

Para Guardarlas: Una vez seca, ¡no la planches!, de hacerlo dañarás permanentemente tu faja porque el calor extremo que la plancha transmite es muy fuerte para los materiales con los que está elaborada y puede llegar a derretirse en tus manos.

SIGUENOS